Ufff…

Parece increíble que, en estos días finales de julio, estemos hablando de un nuevo gobierno que, contra todo pronóstico, no sea fujimorista.