1. Respetar la deontología de las comunicaciones.

  2. Ser independientes.

  3. No tener fines de lucro.

  4. Practicar la democracia interna.

  5. Fomentar la interdisciplinariedad de las comunicaciones.