Pichangas oficiales

 

Todo niño sueña con ser futbolista profesional. La mayor cercanía a ese sueño es jugar en las divisiones menores de algún club de primera división, si sobresalen tendrán la posibilidad de llegar, en unos años, a meter goles con el primer equipo. Ese es el sueño de los jugadores menores de Unión Comercio, quienes no solo salen a la cancha para pelear cada balón, también lo hacen para sentirse un poco más cerca de su ilusión. Muchas veces la diferencia entre un campeonato oficial y una pichanga de barrio es solo la presencia de un sueño.

[Publicado en la revista Carta Abierta N° 3]

Sobre El Autor

Artículos Relacionados