Periodista, guionista y productor de oficio. Tiene tres libros publicados y muchos que está escribiendo al mismo tiempo. Quiere ser recordado por sus historias y no por su estilo. Con ustedes, Paco Bardales, un escritor webero.

En la residencial Santa Cruz existe un perro negro y grande que pasea como parte del ornato. Se acerca hacia un lavador de carros, asoma el hocico en el balde y bebe un poco de agua, el hombre no le dice nada, está acostumbrado. A cuarenta metros, en la entra del bloque donde vive, Paco bardales posa para la foto. Sus ojos se achinan, la fotógrafa le hace mirar al cielo, el sol lo cega. Cuto, su perro, se acerca, termina la sesión, shaking hands y nos fuimos.

Una hora antes Paco se sentó en el sofá, cruzó las piernas y se quitó los lentes de Harry Potter que siempre lleva. Cuto estaba dormido en el balcón, afuera un sol extraño de primavera. Adentro, dos hombres conversando, una mujer tomando fotos.

Hace 2 años te describías ante todo como un escritor, ¿sigues pensando así?

Sí,  ahora lo siento más claro. En el 2012 me describía como un escritor, pero era más un ejercicio de fe. Era como una mezcla de querer estar seguro, querer convencerme de esto. Dos años después, me siento convencido y más seguro al momento de abordar el proceso de creación . Ese años yo estaba trabajando una novela que desde todo punto de vista era muy caótica, era un proceso que venia de cuatro, cinco años, trabajándose con pausas y en una situación en la cual yo venia de un largo proceso sin publicar.

Hablas de Resplandor

Claro y eso se convirtió en un salto. Si tu me preguntaras, en agosto de 2012 yo lo sentía como una oportunidad, como una posibilidad, ahora siento que no solo he podido publicar Resplandor, también he publicado POP, que bajo todo punto de vista es mucho más completo. POP es un libro que me dio una viada, una seguridad y fui con algo muy concreto. El proceso se me hizo tranquilo, mucho más espontáneo y grato de escribirlo, eso que siento que POP tiene una carga biográfica mucho más fuerte. Esto me hace sentir feliz o que finalmente me puedo dedicar a escribir y que las múltiples plataformas o actividades que realizó son, como en algún momento dije, complementarias, sobre la base mayor, el gran eje que mueve todo esto en mi vida: La creación que en este caso pasa por la escritura, por la literatura.

Cuando sacaste tus últimos dos libros siempre los acompañaba un corto, ¿es parte de tu propuesta?

Yo creo que sí. Siento que en estas épocas los libros tienen otras visiones, otras formas de ser leídos y contados. Ambos libros salieron con cortos. POP salió con un corto que trabajé antes de empezar a escribir el libro (Downtown Iquitos), que grabé a mediados del año pasado. El libro lo empecé a escribir a finales con la idea de en algún momento poder hacerlo. En ese momento preparaba la segunda parte de Resplandor, pero el libro nació de un modo muy espontáneo, brotó. Aunque en estos dos últimos años estuve muy ocupado, siento que siempre tuve la mano firme para tener el tiempo sagrado que todo escritor necesita para sentarse y escribir. POP es un libro donde la mano del escritor estuvo muy ligada a la mano del editor, porque yo soy mi propio editor. Siempre que escribo tengo una compulsión por la autoedición, además de trabajar procesos de corte, de edición, jugar con el  texto, transformarlo, apropiarse uno mismo de su texto y convertirlo en otra cosa. En POP todos los caminos hablan de un solo personaje. Es uno solo  que se mueve a través de esto. Me ha sorprendido que siendo un libro que no ha tenido el despliegue publicitario que tuvieron mis dos anteriores libros, ha encontrado un número de lectores mucho más fiel, mucho más conectado. Siento que la forma que ha permitido esto son las redes sociales. La gente levanta una foto en Instagram con su frase favorita, con pasajes. Hay gente que se ha hecho fotos y ha puesto frases de textos con ideas del libro y yo me sentí en un momento como Paulo Cohelo (risas). Sentí que eso no me ha pasado con los anteriores libros. Al final terminé entrando en una conexión con la gente que es parte de lo que alguna vez siempre quise ser: escritor. Eso es paja, y las plataformas que uno use y las plataformas con las cuales se conecta a sus lectores, a su público, son variadas, yo no tengo ningún problema en sentir si los lectores me leen en PDF o me leen en blogs o me leen en el impreso. Me parece increíble que podamos estar charlando bajo diversas plataformas

¿Estás trabajando en un nuevo libro?

Estoy trabajando más de un libro.

¿Cómo así?

Yo creo que es un tema de historias. Tengo un libro que se llama El ojo de los muertos que es de terror, es un policial paranormal. Es un tema que a mi me fascina, lo fantástico, el terror, que parte un poco de la idea misma de mi trabajo cinematográfico. Al mismo tiempo estoy trabajando la segunda parte de Resplandor que tiene como titulo provisional Extracto 18. Además con un par de proyectos que quizá salgan pronto. Es un libro de crónicas sobre la gastronomía amazónica, un recorrido por diversos espacios, por diversas historias de la gastronomía amazónica. Yo no me siento con la idea de que solamente tenga un proyecto y el otro lo deje. De hecho, Resplandor pudo haber sido el primer libro de mi carrera, pero no salió y POP no estaba previsto que salga ahora, pero está.

Paco-Bardales-2

Con su perro Cuto. Acompañó al escritor durante 15 años.

¿Tu dificultad con Resplandor fue no encontrar la estructura?

Lo que pasa es que Resplandor es una historia de múltiples voces, siempre estuvo pensada como una trilogía, la misma idea de cómo cerrar un primer libro era complicada. Al final siento que terminó siendo la novela que quería. ha conectado mucho con un público joven, que es además friki como yo. Hace poco escribí sobre José Adolph. Él me parece un tipo increíble, un visionario, un pata genial, pero ese pata no estaba en el canon. Adolph es un excelente escritor y un excelente académico, un tipo que pudo haber estado ahí fácilmente, pero tiene que ver un poco con nuestra tradición creativa. Los literatos peruanos somos muy realistas, somos exageradamente serios y la idea de poder trabajar historias fantásticas, de ciencia ficción o terror son cosas raras, pero que conectan con un publico grande.

¿Y con POP esto se hizo más fácil?

Sin duda, es un libro sentimental. Yo siento que es un libro dirigido a personas específicas, a lugares específicos. Son cosas o hechos que a mí me importan. Por qué el cine es tan importante desde el punto de vista de las  películas que vi en algunas salas de la ciudad, por qué la ciudad significa tanto, por qué me gusta tanto el futbol, por el club de la ciudad, el CNI, etc. Me he cuidado mucho menos de la máxima de no inmiscuir la creación con lo personal. Siento que ahí están las personas que me importan o que me importaron y que ciertamente se va a reflejar en un modo de clave. Por eso fue un libro más fácil, aunque hay siempre un poquito de decir si lo cuento o no lo cuento. Y yo decidí contarlo porque siento que son historias pajas. Son historias muy mías, que he querido compartirlas porque creo que las historias que uno cuenta y que son suyas, al final terminan siendo las historias que los demás no pudieron contar o no han encontrado el modo de hacerlo. No todos tenemos la posibilidad de contar nuestra propia historias en un libro o una película. No sé, todas las historias tienen un trasfondo común: todas las historias personales de alguna manera están conectadas.

 

Tu otro lado es el cine, ¿cómo influye en tu proceso creativo?

El cine me gusta, me parece genial.

¿Tu trabajo como guionista complementa tu trabajo como escritor?

Sí claro, y une, lo engancha. Adicionalmente tengo el trabajo de productor ahí [Audiovisual Films], que es casi como el de un gran editor, un multitasking que empieza a organizar todo. A mi me gusta el cine. Yo siempre lo he dicho, he leído muchos libros pero he visto más películas y el hecho mismo de poder trabajar en esto es muy interesante, es como un reto constante. La idea es seguir elevando el estándar del cine peruano en la medida de las posibilidades, no temer a los retos porque yo no concibo la idea de hacer cine para que lo vean cien o mil personas. Queremos llegar a conectar con un publico, creo yo que el cine como la literatura parte no de estilos de autor, parte de historias. POP tiene un protagonista que es el autor pero podría haber sido mi perro, y eso es: la historia es la historia de mi perro porque es la historia al final de miles, de millones de perros que se pueden conectar con la historia de este perro. Yo sí creo en en las historias, creo que alguien compra a un autor no necesariamente porque el autor es así sino por las historia que cuenta.

¿Tenemos mucha literatura de autor?

El canon literario, que además tiene una argolla, siempre se ha cerrado sobre la base de esas cosas. Escribo, por ejemplo, sobre lo bien que la pasé en la playa con mis amigos. Bacán, eso esta chévere, pero ¿por qué no escribes sobre el qarqacha, los mitos del ande y le das una dimensión urbana?. ¿O por qué no escribes una historia situación de guerra, sobre lo que pasó en el VRAEM o en la zona cocalera de San Martín? Eso no lo escribimos, no lo escribimos nunca. Nos falta en verdad. Yo creo que a la literatura peruana le falta imaginación y le falta humor, no tomársela en serio. Nos hemos acostumbrado a hacer literatura de tesis y no literatura de historias. Entonces yo creo que es importante empezar a tomar este camino, por eso es que ahí vamos a encontrar grandes autores como Adolph, como Clemente Palma, como Harry Belevan o autores jóvenes que van a abrir un espacio.

¿Eso también se tiene que esperar del cine?

Siento que el cine te conecta con eso inmediatamente. Yo veo Interestellar y quiero hacer una película sobre eso, algún día quiero hacer una historia sobre la película. Amo unas películas pequeñas, una francesa en blanco y negro, pero no quiero hacer una película francesa en blanco y negro, quiero hacer un Interestellar así enorme, grande, abrumador, intenso, imperfecto, claro, pero imperfecta es la vida, no es una ecuación matemática. Estamos hablando de historias y lo que a ti te puede parecer irracional, a otra persona le puede parecer espectacular porque estamos hablando de la capacidad de sensibilizar, de tocar fibras y justamente la idea misma del cine es poder tocar la mayor cantidad de fibras posible. Y por eso el cine sigue siendo el arte más intenso, mas masivo y más caro. A veces uno no puede hacer la película que quiere sino la película que puede, sin embargo dentro de lo que puede encuentra puntos en común. Uno de los temas que estoy terminando es el guión de una película sobre súper héroes peruanos. Es una película que se pretende ambiciosa, ojala que la podamos tener lista para el año 2016. Estamos en ese afán. Creemos, al menos yo lo creo, que un cine de calidad parte de una capacidad para tu mismo tomar riesgos, tú mismo esta cosa, a veces epifánica de tener la historia adecuada con la gente adecuada en el  momento adecuado y conectas con el público. Además hacer cine ahora es más fácil. Igual sigue siendo difícil, pero detrás de tu esfuerzo hay mucha más gente interesada que sigue una misma sintonía. Es chévere, es muy interesante por que te brinda confianza y te brinda seguridad para que sientas que lo que vas a hacer no es algo que te va a desbordar, sino que tienes adelante un equipazo que te soporta, ¿no?

 

Paco-Bardales-1Ficha Técnica: Paco Bardales

¿Cine o literatura?

Cine, porque al final las películas se vuelven libros

¿Qué comerías en el fin del mundo?

Lo que me quiera invitar la ultima persona con la quisiera estar ese día.

¿A qué le temes?

Tengo miedo a que la muerte me agarre desprevenido.

¿La soledad?

Es necesaria a veces. A veces es muy abrumadora.

¿Pepsi o Coca Cola?

Pepsi, yo la quiero. En todo caso nunca la moradita.

¿Lider de opinión o periodista webero?

Escritor webero.

¿Qué es lo que nunca venderías?

Mi memoria. Almacenar hechos y recuerdos es lo que me hace ser quien soy.

[Publicado en la revista Carta Abierta N°5]

Sobre El Autor

Carlo Reátegui

Periodista porque acabó los cursos. Trabaja como redactor web en SEMANAeconomica, y colabora con Carta Abierta y Noticias SER. Escribe cuentos cuando tiene tiempo y obtuvo menciones honrosas en los Juegos Florales PUCP en 2009 y 2013. Toma fotos cuando quiere y como no tiene cámara, solo las publica en Instagram.

Artículos Relacionados