El nuevo contralor no sería muy apegado al Código de Ética de su institución. A la compra de un conjunto de departamentos en Surco denunciada por Cuarto Poder, se suma la adquisición de una camioneta y dos inmuebles en Camaná. En Contraloría aún rondan los fantasmas de Víctor Joy Way. Edgar Alarcón se defiende.

Edgar-Alarcon-Capcha

Juan Carlos Capcha Velásquez, del círculo íntimo de un montesinista a asesor y amigo del contralor.

Edgar Alarcón Tejada, desde hace un mes cabeza de la Contraloría General de la República, tiene preferencia por las camionetas alemanas. En noviembre del 2013, el funcionario compró un Audi modelo Q7 nada menos que a Juan Carlos Capcha Velásquez, quien perteneció al círculo más íntimo del montesinista Víctor Joy Way. Capcha viene siendo premiado desde el 2010 con jugosos contratos firmados por el mismo Alarcón. La compra del vehículo sería irregular a la luz del Código de Ética de la institución.

“Realizar actos de transacciones personales con un proveedor que presta servicios en la gestión, contravendría los principios y prohibiciones de la Contraloría. El funcionario no puede realizar actos que pongan en duda su transparencia. Se encuentra prohibido, porque es el órgano que debe mostrar mayor transparencia”, dice el abogado Christian Jo Pastor, experto en contrataciones del Estado. “Si el funcionario de la Contraloría tiene incidencia directa en la contratación de este proveedor y va a realizar compras personales con este, por lo menos debería excluirse del todo el tema de la contratación”, agrega.

La historia es como sigue. Capcha había adquirido el Audi el año 2009 por un monto de 73 mil 100 dólares pagados al contado, según consta en la partida registral 51743168. En el 2010 consiguió la buena pro para ser proveedor de Marketing de la Contraloría por un monto de 126 mil soles, en un contrato firmado por el mismo Alarcón, en ese entonces Gerente General de la institución. Pasaron tres años para que el nuevo contralor se interesara por el Audi Q7 que manejaba Capcha. En el 2013, y ya como el segundo en la Contraloría, Alarcón pagó 35.000 dólares al contado por el vehículo.

En una nota difundida por el sitio web ‘Lawyer’ en el 2012, el fallecido congresista Javier Diez Canseco nos ayudaba a recordar quién es Capcha Velásquez: “Fue asesor de Joy Way cuando éste era Presidente del Congreso de la República, y estuvo en contacto directamente con él, precisamente en el área de relación con medios, conforme lo admitió en el interrogatorio. Fue en ese periodo en que conocí, clara y directamente la forma como se distribuía la publicidad estatal para buscar orientar el manejo noticioso informativo de los medios en función del reparto de la publicidad del Estado. Esto es visto en grande con Montesinos”, decía el fallecido congresista. Según fuentes al interior de la Contraloría, desde el 2010 a la fecha, Capcha suma más de un millón de soles en contratos por su asesoría en gestión de imagen y marketing.

Edgar Alarcón nos recibió en una de las oficinas de la Contraloría y defendió tanto la compra del vehículo como la contratación de su amigo Capcha. “A Capcha lo trajo la gestión de Fuad Khoury”, apuntó. “Guardábamos los carros juntos en la cochera y trabajamos juntos. Nos vemos casi todas las semanas y se presentó la oportunidad. Él quería renovar su carro. Incluso él ha comprado una camioneta Land Rover del año. Pensé en vender mi carro más antiguo, del 2009, y comprar uno del 2013 o 2012. Esa fue la idea. Él vendió su carro para renovar”, añade Alarcón.

Consultado sobre su influencia en la contratación de Capcha, el nuevo contralor afirmó que “no he decidido su contratación”. “Yo no dije ‘contrátalo a él’ o ‘págale tanto’. Nunca he firmado sus términos de referencia, su contrato o conformidad de servicio. No he incidido en su proceso de contratación”, dice Alarcón. Pero los documentos lo desmienten en este punto. El contrato de adjudicación directa 0002-2010-GR que presentamos en este reportaje lleva su firma.

Uno de los últimos contratos de Juan Carlos Capcha en la Contraloría, cuando Alarcón ya era Vicecontralor de la República. Según fuentes de la institución, Capcha habría cobrado más de un millón de soles desde el 2010 a la fecha.

Uno de los últimos contratos de Juan Carlos Capcha en la Contraloría, cuando Alarcón ya era Vicecontralor de la República. Según fuentes de la institución, Capcha habría cobrado más de un millón de soles desde el 2010 a la fecha.

El contrato firmado por Edgar Alarcón que adjudica directamente a Capcha los servicios de asesoría de imagen y marketing por 126 mil soles. 29 de abril del 2010.

El contrato firmado por Edgar Alarcón que adjudica directamente a Capcha los servicios de asesoría de imagen y marketing por 126 mil soles. 29 de abril del 2010.

 

Los terrenos en Camaná

No es la única vez que Alarcón celebra contratos que ponen en entredicho el cumplimiento de las reglas de juego de la Contraloría. En agosto y setiembre del 2008, el actual contralor adquirió en Camaná (Arequipa) dos lotes de 200 metros cuadrados cada uno a un total de 10 mil soles. Los terrenos fueron cedidos por el entonces alcalde camanense, Sergio Dávila Vizcarra, congresista electo de ‘Peruanos por el Kambio’. “Debo decirle que para eso, Alarcón tendría que haberse inhibido de cualquier acción de control frente a esa autoridad distrital. Mientras esté en la Contraloría, tendría que trasparentar ese acto”, dice el abogado Jo Pastor.

“En esa ocasión, me enteré de un remate de terrenos que promovía la municipalidad. ¿Por qué firmó el alcalde la minuta? Justamente porque era un remate de la municipalidad, que era la propietaria de estos terrenos. Por eso participé, como un ciudadano cualquiera”, dice Alarcón. Pero no era un ciudadano cualquiera, sino un funcionario de la Contraloría, replicamos. “No estoy colisionando con ninguna norma, porque esos terrenos no están bajo mi ámbito como contralor”, responde Alarcón.

Compra de otro lote de 200 metros cuadrados al entonces alcalde de Camaná.

Compra de otro lote de 200 metros cuadrados al entonces alcalde de Camaná.

Compra de un lote de 200 metros cuadrados al entonces alcalde de Camaná. “Alarcón tendría que haberse inhibido de cualquier acción de control frente a esa autoridad distrital”, dice el abogado.

Compra de un lote de 200 metros cuadrados al entonces alcalde de Camaná. “Alarcón tendría que haberse inhibido de cualquier acción de control frente a esa autoridad distrital”, dice el abogado.

 

Sobre El Autor

Carta Abierta

Artículos Relacionados